Moules Frites

ob_654fdf963cfee89f99f0cca4e01f633f_img-9783Efectivamente, mejillones con patatas fritas. Este es uno de los platos típicos belgas por excelencia. Las hemos comido cientos de veces en restaurantes, y ya hace bastante tiempo que me animé también a prepararlas yo misma en casa. Acaba de empezar la nueva temporada de mejillones ahora en julio, así que encontramos fácilmente todos los ingredientes necesarios en los supermercados del país. Y aquí vengo hoy ¡para compartir con vosotros la receta!

Tengo que empezar diciendo que ya las patatas fritas en sí, en este país, son prácticamente una reliquia nacional. Con deciros que hasta tienen dedicado un museo, único en el mundo (www.frietmuseum.be)… Hay establecimientos enteramente dedicados a freírlas y servirlas en un cucurucho de papel, y acompañadas de una selección interminable de salsas. El modo de freírlas es todo un arte, ya que para que queden bien y crujientes hay que seguir unos pasos muy específicos, que incluye freírlas en dos veces, cada vez durante un tiempo y una temperatura exactamente predeterminadas. Os podéis imaginar que el hecho de que en inglés las llamen “French Fries” les parece tremendamente injusto, ¡jajaja!

800px-2013-P09-ZD-bLos mejillones sin embargo, los traen masivamente de una zona llamada Zeeland, que es la provincia más occidental de los Países Bajos. La provincia, situada en el sur-oeste del país, se compone de un número de islas (de ahí su nombre, que significa “mar-tierra”) y una franja fronteriza con Bélgica. Holanda produce alrededor de 57 millones de kilos de mejillones, de los que más de dos tercios se destinan al mercado belga. Me ha resultado curioso que los mejillones de Zeeland se subdividen en categorías o clases, no por su calidad o el tamaño de la concha (digamos que el sabor y la calidad están garantizados), sino por la cantidad de carne en el mejillón. Así que a menor número por kilo, más carnecilla tendrá el mejillón.

Bueno, y vamos a la receta. Es muy fácil preparar los mejillones, especialmente los comprados en el supermercado, que ya vienen lavados. Basta por lo tanto con empezar por enjuagarlos (aunque yo les doy un pequeño frote también con un cepillo, por si acaso). Se calculará más o menos, 1 kg de mejillones por persona (todo depende de si las acompañamos efectivamente con patatas fritas, o con pan, una ensalada…). Recetas, hay un millón, pero la clásica es preparando un rehogado de cebollas, apios y perejil con mantequilla en una olla grande (también se puede añadir una hoja de laurel). Por cierto que los supermercados aquí también te venden ya las bolsas de las verduras cortadas para hacer mejillones. Se colocan entonces los mejillones y una mezcla de hierbas (y/o pimienta). Se remueven y se les deja ir abriendo tranquilamente. Tras unos cinco minutos más o menos se añade agua, o vino blanco o incluso cerveza, sin llegar a cubrirlas. Se remueven un poco y se dejan cocinar con tapadera unos diez minutos, y cuando veamos que ya están todas abiertas… ya está. Así de sencillo. Pero están buenísimas (aparte de ser muy sanas). Aquí te las sirven en sus cazuelas individuales, con las patatas fritas a parte y ¡a comer! Y para que pasen mejor, un vinito blanco o una cervecita fresca ¡es lo mejor!

Picture1

chezleonTambién os quería comentar que si alguna vez estáis de visita por Bruselas y las queréis probar, un sitio muy tradicional para ir a comerlas (aunque tampoco sean las mejores-mejores, pero el sitio tiene mucha historia y está en pleno centro de Bruselas) es el Léon-de-Bruxellesrestaurante “Chez Leon (www.chezleon.be). Además, sorpresa-sorpresa, el menú de los niños es gratis con la consumación de un adulto (e incluye los mejillones, pero por si acaso también espagueti a la boloñesa, pollo asado, además de un refresco – pequeñito, todo hay que decirlo -, y un postre).

Ya me contareis si os animáis a prepararlas (o a veniros por aquí para comerlas)…

D.E.P.

Black_Ribbon.svgHoy hace una semana, poco después de publicar mi anterior entrada, recibimos una terrible noticia en la oficina. Nuestro querido colega (y amigo) A. había fallecido el viernes anterior después del trabajo de una ruptura del aneurisma cerebral… básicamente una condición prácticamente indetectable, súbita y en la mitad de los casos mortal (en la otra mitad deja secuelas más o menos graves y duraderas, pero siempre importantes).

Precisamente el viernes, gracias a él, a su organización y dedicación (lo había planeado y ultimado todo él), habíamos pasado un día de “team building” especial, instructivo y divertido. Aunque sólo seamos cinco, no es habitual que pasemos tiempo juntos fuera de la oficina, y ahora parece casi premonitorio, como si hubiera tenido lugar así a modo de despedida.

A. tenía tan solo 28 años, una novia de larga duración, millones de planes y toda una vida llena de potencial por delante… Todavía me acuerdo cuando paso la entrevista para el trabajo y como me dejó impactada por sus capacidades, su intelecto y su buena disposición. Pensé ¡hemos encontrado una joya! Y no me equivoqué. Conocerle y trabajar con él estos últimos dos años y pico ha sido más que un placer. Ha sido toda una inspiración, un ejemplo de cómo se puede ser dedicado, minucioso, a la par que servicial, humilde y alegre. Jamás le vi enfadado o agresivo, jamás le vi perder la paciencia con nadie, jamás le vi dejar algo a la mitad o terminar una tarea sin haber explorado cada detalle, jamás le vi quejarse por tener que hacer esto o aquello… Al contrario, siempre caballero, siempre sonriente, siempre educado, siempre sociable, siempre positivo, con ganas de aprender, con ganas de ayudar, con ganas de vivir…

Como os podéis imaginar, ha sido un shock y está siendo un golpe muy duro para todos. Estamos devastados. Desde que anunciamos la noticia hemos recibido cientos de mensajes de condolencia y estima hacia tan querida persona, que dejó su huella a todos aquellos que tuvieron la suerte de conocerle. Este sábado fue su funeral en Alemania de donde era originario, y ver a su familia y amigos sufrir ha sido sobrecogedor.

Hoy tenemos un ángel más en el cielo, aunque de momento esto no nos sirva de consuelo, ya que nos parece injusto no haber podido disfrutar de él aun largo tiempo entre nosotros

Querido A., respetaremos tu memoria, te echaré muchísimo de menos, descansa en paz.

Bye-bye minis

stock-footage-plane-taking-off-sky-sunset-sun-duskHa llegado de nuevo ese momento del año en que los minis pasan sus sabáticas vacaciones en la bonita y exótica “isla” de la península ibérica, conocida comúnmente como “Ata’s house” (o casa de Ata).

Como ya viene siendo habitual en cada una de sus estancias, disfrutaran allí del solazo y la caló, atendidos como si de verdaderos príncipes se trataran (o qué digo, ¡mejor! que los príncipes después tienen muchas obligaciones de protocolo, y los minis no).

Compartirán una habitación doble con vistas al porche (no el coche, que de esa marca no hay, sino a la terraza) y con todas las comodidades que pudieran desear. Habitación completamente renovada y 100% no fumador, con servicio de limpieza diario y el servicio de habitaciones a la carta 24/7 incluido. Además contaran con un cuarto de baño privado, equipado de secador de pelo y abastecido con productos de aseo personal, además de toallas de algodón.

Han elegido como siempre pensión completa, así que tendrán el placer de degustar los ricos manjares y deliciosos néctares del restaurante de la casa, que representa la mejor cocina española jamás existida y por existir (si, porque igual que para vosotros las vuestras, para mí mi madre es la mejor cocinera ¡del mundo mundial!). Free snacking (osease, picoteo) todo el día y posibilidad de pedir bocatas y refrescos mientras remolonean al lado de la piscina.

SummerEl programa también incluye todo tipo de actividades lúdicas y visitas culturales. En concreto, se les llevará al cine a ver los minions, a la plaza a comer helados, y a TODOS los parques de juegos de la localidad (desde el más grande y bonito de la ciudad, hasta ese pequeñín que está al lado del súper) para descubrir y disfrutar de los diferentes toboganes y demás columpios. Por supuesto, también habrá paseos y caminatas por los parajes de la zona, a cualquier hora del día (y de la noche, que ya nos conocemos). Y mientras no se chiven a sus padres, también tendrán acceso ilimitado a la televisión (porque además es en español y así mejoran el idioma ¡hombre!)

La oferta también ofrecía la posibilidad de disfrutar durante su estancia de un animal de compañía, así que para empezar a desarrollar facultades de cuidado y maestranza para un futuro no muy lejano en su propia casa, se les dejará también disfrutar de un dulce y precioso gatito que ya se puede ir preparando para el sobeteo ilimitado y posibles pilladas infantiles. (Esperemos que no se escape.)

job-de-reve-630x0Mientras tanto, sus progenitores se quedarán trabajando de sol a sol (o de nube a nube, según como se tercie), y haciendo guardia en el hogar familiar. Además, su madre (osease yo), se tirará de los pelos porque en vez de aprovechar la libertad que supone unos días sin hijos (osease los minis), se pasará los días acordándose de ellos y los ratos libres mencionando sus pericias al pobre germano (osease el padre) que posiblemente aspiraba a otro tipo de ambiente, pero acabará también cayendo en las redes de echarlos de menos.

Empieza la cuenta atrás…

Minis, soyez sages! Je vous aime!

20 libros

¡Más de un año sin escribir reseñas de libros! Pero no os vayáis a pensar que es porque no he dado palo al agua, no-no-no, bien al contrario, en estos 16 meses de silencio, han caído 19 novelas (y algún que otro libro temático, de los que no hablaré aquí). Estamos con la vigésima y ya hay dos en la cola que me muero por leer, así que seguiré informando.

No voy a hacer reseña de las veinte, así que he decidido dividirlas por temas, como sigue:

  • Lo que me estoy leyendo
  • Entretenidos, divertidos (para la playita y la piscina)
  • Buena trama, interesantes (y que los recomiendo encarecidamente)
  • Intriga light
  • De miedo
  • Y los que no me han dejado huella… (vaya, que no los recomiendo pero que si os los habéis leído también y queréis contradecirme, ¡soy toda oídos!)

Os proporciono la foto de la portada y los enlaces de amazon tanto en inglés (lengua original de todas, cosa de la que no estoy muy orgullosa ya que quiero leer más en español y francés) como en español (cuando ha sido traducido). Por cierto, que me ha sorprendido el gran número de ellas que ya tienen película. Me gustaría ver algunas por curiosidad (otras prefiero quedarme con el gusto del libro).

En fin, que buena lectura, y ¡allá vamos con la lista!

El que me estoy leyendo en estos momentos (mi kindle me dice que ya voy por el 63%)

Never_Let_Me_Go

Never let me go / Nunca me abandones– Kazuo Ishiguro

 

 

 

Entretenidos, divertidos

the rosie projectThe Rosie Project / El proyecto esposa– Graeme Simsion

 

 

 

not that kind of girlNot that kind of girl / No soy ese tipo de chica – Lena Dunham

 

 

 

the unlikelyThe unlikely pilgrimage of Harold Fry / El insólito peregrinaje de Harold Fry – Rachel Joyce

 

 

 

to rise againThe rise again of a decent hour / Resurgir a una hora decente – Joshua Ferris

 

 

 

wife 22Wife 22 / Esposa 22 – Melanie Gideon

 

 

 

Buena trama, interesantes

the circleThe Circle / El círculo – Dave Eggers

 

 

 

big brotherBig brother / Gran hermano – Lionel Shriver

 

 

 

Que dejan huella (aunque no siempre sea profunda)

out of my mindOut of my mind / Fuera de mi – Sharun M. Draper

 

 

 

the light between oceansThe light between oceans / La luz entre los oceanos – M.L. Stedman

 

 

 

me before youMe before you / Yo antes de ti – Jojo Moyes

 

 

 

the snow childThe Snow Child / La niña de nieve – Eowyn Ivey

 

 

 

the fault in our starsThe fault in our stars / Bajo la misma estrella – John Green

 

 

 

The five people you meet in heavenThe five people you meet in heaven / Las cinco personas que encontrarás en el cielo – Mitch Albom

 

 

 

life of piLife of Pi / Vida de Pi – Yann Martel

 

 

 

Intriga light

the husbands secretThe husband’s secret / El secreto de mi marido – Liane Moriarty

 

 

 

De miedo

the snowmanThe Snowman / El muñeco de nieve – Jo Nesbo

 

 

 

De los que no me han dejado huella y/o me ha costado terminar

the things we never saidThe things we never said / Las cosas que nunca nos dijimos– Susan Elliot Wright

 

 

 

the goldfinchThe Goldfinch / El jilgero – Donna Tartt

 

 

 

the first bad manThe first bad man – Miranda July

 

 

Otra vez el final

Señores y señoras. Aquí llego de nuevo con la entrega anual del antes y el después (véanse antes despues juntostodos los junios de mi repertorio desde que la chiquitina empezó en “classe d’accueil” a los dos años y medio). Tal y como me pasa cada año, aunque este quizás todavía más, se me ha pasado el tiempo ¡volando!

La primera foto fue tomada el primer día de curso y la segunda el último (en este caso el viernes pasado, ya que hoy y mañana solo queda recoger las clases y ver pasar el día jugando).

antes despues individual

Eso sí, este año, por primer vez… ¡no veo casi la diferencia!

La chiquitina se merece sin lugar a dudas que le hagamos una ola GIGANTE:

  • cambio de colegio: superado,
  • creación de nuevo grupo de amiguitos: conseguido,
  • antiguo grupo de amiguitos: conservado,
  • aprendizajes, deberes y demás tareas académicas: matrícula de honor,
  • actitud en casa con padres y hermano: impecable

Y como no podía ser menos, al pochorocho le hacemos la ola también:

  • último curso de maternal: superado,
  • capacidad para escribir correctamente los números del 0 al 9, su nombre y la palabra “ami”: conseguido (a pesar de cierta dificultad inicial al ser zurdo y el niño varón más pequeño de la clase)
  • ganas de empezar primaria en el cole de su hermana: niveles estratosféricos,
  • novia que se queda en el antiguo colegio: despedida,
  • nueva novia que se viene al nuevo colegio también: adjudicada,
  • (normalización de esta actitud poco decorosa: lograda)
  • comportamiento en casa con padres y hermana: algo caótico pero delicioso

Ahora llegan para ellos por fin los más que merecidos días de relajo, de realizar actividades lúdicas, de despreocupación, de viajar y recargar las baterías. Desde aquí os deseo mis queridos minis unas ¡MUY FELICES VACACIONES!!!

 

¡Extra, extra! ¡En exclusiva!

extra-extraHoy vengo a informaros de que lo he dejado.

No estoy hablando del tabaco, que eso ya lo dejé hace más de diez años – sin duda de las mejores decisiones de mi vida.

Tampoco vengo a hablaros del alcohol, que ya poco uso hay de esa sustancia, limitada en el hogar (en lo que a mí se refiere) prácticamente al sábado-sabadete y otras fiestas de guardar ;-)

Y otros vicios, la verdad, pocos me quedan.

Tampoco he dejado mi trabajo (en este caso, por la simple razón de que aún no me ha tocado la lotería, jejeje)

Y ni mucho menos dejo yo a mi germano o los minis, que yo sin ellos ¡no soy nada!

No, lo que vengo a contaros en exclusiva es que ¡he dejado de informarme! Estoy en huelga de noticias. Me declaro alérgica al telediario e intolerante al periódico que nos dan en los transportes públicos. Reniego de las versiones digitales de periódicos nacionales e internacionales que solía consultar en los pocos ratos de ocio en la oficina.

Lo he dejado todo.

good-news1

para cuando este tipo de portadas???

El caso es que he llegado a la conclusión de que si pasa algo realmente importante, me voy a enterar de todas maneras. Mientras tanto me ahorro las noticias, así en general, que la verdad, me deprimen de mala manera, y es que queda demostrado que lo que más vende son las malas noticias. Vivimos bajo un bombardeo constante de noticias negativas (o ¡cotilleos inútiles!) exprimidas hasta la última gota de manera enfermiza, a menudo mal investigadas y manipuladas, ofreciéndonos todo tipo de detalles morbosos, y nos machacan de tal manera que al final la reacción más lógica es volverse inmune a las desgracias más horrendas, o paranoicos respecto a los peligros que nos acechan cada día… En esta situación, lo normal es acabar tirando la toalla (¿quién puede luchar contra tanta maldad?) y volverse conformista sobre cómo están las cosas.

Así que, os recomiendo que sigáis mi ejemplo, porque desde que lo he dejado ¡me encuentro mucho mejor de ánimo! Como más ligera, más optimista, más positiva, incluso más convencida de que todavía pasan cosas buenas en el mundo. También me está dando más energía, motivación e ideas para intentar cambiar las cosas, por poquito que sea, dentro de lo que realísticamente está en mi mano.

mahatma-gandhi

Como dijo Gandhi, “Se el cambio que quieres ver en el mundo.” Para cambiar el mundo, lo mejor es empezar con uno mismo y dando buen ejemplo de lo que te gustaría ver a tu alrededor. Y nada mejor para vivir con menos estrés y, tener buenas ideas y ganas, que no estar envenenado por tanta pseudo-información…

Con el tiempo que gano no viendo/leyendo estas noticias imaginad la de cosas que puedo hacer…

PS: En honor a la verdad, confieso que para poder realizar mi trabajo de manera profesional, sigo recibiendo y leyendo noticias relacionadas con mi sector que me llegan por email a través de subscripciones elegidas bajo una minuciosa selección.

Mamás por el mundo

paisajesLai, del blog así piensa una mama, nos ha propuesto a unas cuantas mamis expatriadas escribir y publicar todas el mismo día sobre nuestras experiencias como madres en el extranjero. Al final hemos acordado cubrir temas como lo mejor y lo peor de vivir lejos, lo mejor y lo peor de vivir en la ciudad en la que vivimos, lo que más echamos de menos, y una anécdota.

Yo me apunte enseguida porque aunque algunos de estos temas ya los he tocado de vez en cuando en el blog, está claro que el ser expatriada es una característica importante de mi vida, y ser madre en el extranjero lo acentúa todavía más.

Así que ante todo le quiero dar las gracias a Lai por su idea y ¡por haberme incluido en el proyecto!

Debería empezar recordándoos que yo llevo fuera de España ya prácticamente 19 años, de los cuales 16 los he pasado aquí en Bélgica. En fin, que mi perspectiva ya es un poco distinta puesto que digamos que ser expatriada ya no es tanto una circunstancia de mi vida, como ¡mi vida en sí!

Pero entrando en materia….

Para mí, lo mejor de vivir lejos incluye sin duda el hecho de descubrir nuevas culturas, aprender cosas nuevas, practicar idiomas y en general, un sentimiento de tener que superarte y crecer más intenso que cuando estas en tierras conocidas. Además, tener la suerte de ser originaria del país predilecto para pasar las vacaciones de todos los europeos del norte, te hace sentirte como una privilegiada sabiendo que tú tienes la suerte de poder ir tanto como quieras porque “tu hogar” sigue estando allí.

Como madre, lo mejor de estar fuera para mi es sin duda alguna el poder dar a mis minis la oportunidad de crecer en un ambiente tan multicultural y con tantos idiomas. Todavía me acuerdo del shock cuando la primera palabra que soltó la mini-mayor siendo un bebe (después por supuesto de los gagaga, mamama, papapa) fue en francés. Un claro y rotundo “ENCORE” mientras le daba la papilla. Una vez superado el susto, ya lo tengo perfectamente asumido, y de hecho me encanta verlos cambiar de idioma como si tal cosa. Incluso ahora que ya sabe leer, y teniendo en cuenta que en el cole por supuesto le han enseñado a leer en francés, ella es capaz de cogerse un cuento en español y lo lee perfectamente! En fin, que está claro que en eso ¡tienen mucha suerte!

Hablando de eso, y si ya entro en lo mejor de vivir donde vivimos, yo diría que en Bélgica el sistema educativo es bastante bueno, así que esa es otra cosa por la que estoy contenta. Además en este país hay tres idiomas oficiales (francés, holandés y alemán), así que llevan bastante bien eso de incluir diferentes idiomas en el sistema.

Pero es que encima Bélgica es un país donde hay comunidades importantes de africanos (fundamentalmente del Congo, antigua colonia), marroquíes y turcos. Bruselas y las zonas colindantes, están plagaditas de expatriados europeos que trabajan a/ante/bajo/con/contra/para/por la Unión Europea, lo que, como he dicho, crea un ambiente muy multicultural. A parte de mi preciado grupito de amigas españolas, tenemos amigos alemanes (¡por supuesto!), belgas, finlandeses, húngaros, holandeses, italianos, polacos, ingleses, malteses…. Creo que esto es una suerte increíble y que sin duda alguna me enriquece muchísimo como persona y profesional. Estoy convencida de que, habiendo vivido en este ambiente, mis minis serán de esas personas abiertas de mente y espíritu que no juzgan a los demás por su raza, color o creencias, y eso me enorgullece.

En definitiva, que vivimos en un país pequeñito pero apañado, en el que me ha sido muy fácil sentirme integrada y que además geográficamente está situado idealmente para viajar sin ningún problema ya sea de vuelta a la madre patria o a otros bonitos rincones de Europa.

¿Os he convencido? ¿Os venís todos para aquí? Pues venga, ¡avisadme!

Ah, que queréis que os cuente las cosas malas también…

Pues sí, también las hay. Por supuesto que lo peor de vivir lejos, para mí, es no poder ver más a menudo a mis padres, y que los minis no puedan disfrutar más a menudo de sus queridos abuelos. La verdad es que este es un tema que me pone un poco triste porque en estos momentos se podrían beneficiar tanto de tenernos cerca para echar una mano, para romper la rutina viendo a sus nietos… Intentamos compensarlo con muchas llamadas de teléfono, muchos emails, mucho WhatsApp, fotos, videos, etc… pero de verdad os digo que es duro.

Y lo que más echo de menos… (ceño fruncido mientras reflexiono)… es no poder compartir ciertos aspectos de mi cultura con mis minis, ese estilo de vida tan español, más alegre y dicharachero. Por supuesto, echo MUCHO de menos la comida (y esas frutas y verduras ¡tan ricas!!!! y esos productos autóctonos ¡tan increíbles!!!) También que me doy cuenta cómo voy perdiendo cierta fluidez en el idioma, a veces me cuesta un poco encontrar la palabra adecuada o me olvido de ciertas expresiones. Además, yo ahora hablo español despacito y claro, y no atropelladamente ¡como cuando vivía allí!!! Jajaja.

Y para terminar con una cosa curiosa, se me ocurre contaros que como aquí las persianas no son cosa muy corriente, al principio me costaba un montón dormir con luz. Ahora sin embargo, dormir en una habitación completamente oscura ¡me da cosa! Necesito un poquito de luz para dormir y despertarme bien.

En fin, que ya son muchos años y para mi es difícil hacer un análisis completo y objetivo porque incluso con las cosas malas, no cambiaría en nada mi decisión. Con la familia que tengo y la suerte que he tenido en todo hasta ahora, ¿cómo iba a querer cambiar nada en el recorrido que me ha traído hasta aquí?