13.04.2014

Os recuerdo que este proyecto es parte de una iniciativa de Flor (Mums&kids), para crear un “calendario”: 12 meses, 1 foto por mes, que compartiremos los días 13 de cada mes, del año 2014.
Para ABRIL os traigo una imagen muy apropiada ya que llega la Semana Santa, lo que aqui es sobretodo significativo de niños, alegria y busqueda de huevos de chocolate por el jardín, sin olvidarnos por supuesto de los conejos de pascua :-)

Abril

Besos y abrazos :-)

A Moitié Belge

Imagen

En septiembre va a hacer 15 años (¡!) desde que llegué a Bélgica (con un mega-maletón de la leche, y mucha inocencia, jajaja). Desde entonces, con algunos intervalos en Francia (uno por razones laborales, otro por razones del corazón, ¡ninguna de las cuales terminó en algo a largo plazo!) este se ha convertido en mi país de adopción.

Aquí encontré al amor de mi vida. Aquí he obtenido el éxito laboral (bueno, bueno, menos flores, pero vamos, que ¡no me puedo quejar!). Aquí han nacido mis hijos. Aquí están ahora mi familia y mi hogar.

Si tenemos en cuenta que mi casa la dejé tres años antes (dos de los cuales también transcurrieron fuera de España), pues ya va a hacer la friolera de ¡17 años expatriada! Cinco mas y habré vivido tanto fuera como dentro de mi madre patria…

En fin, que dándole al coco y a raíz de una cosa que no tiene ninguna relevancia, me ha dado por plantearme el pedir la nacionalidad belga. Ya lo he mirado y cumplo todos los requisitos sin ningún problema. Además, tanto Bélgica como España admitirían que tuviera la doble nacionalidad, con lo cual no tendría que renunciar a nada (como si sería por ejemplo el caso para el germano).

No sé. No digo que tenga ninguna ventaja especifica, pero visto como están las cosas, lo más probable es que 1. Nunca vuelva a vivir en España, 2. Acabe mis días aquí (aunque esto es demasiado pronto para decirlo).

Yo ya hace mucho que me siento ciudadana del mundo (aunque para ser sinceros, el mundo se reduciría más bien a Europa, jajaja) y no renuncio en absoluto a que si surgiera la oportunidad y tuviera sentido, acabar aun en algún otro país… Pero lo cierto es que allí donde he vivido, siempre me he sentido como una extranjera menos aquí. Quizás porque Bruselas, gracias a ser la base de las instituciones europeas, está plagada de expatriados y que es gracias a nosotros que esta ciudad tiene la vida que tiene. Vamos, que no sientes que te están prestando nada, sino que inmediatamente eres parte de ello.

Por eso y porque siento que tener la nacionalidad me ayudaría a sentirme ya 100% integrada (aunque solo fuera por participar más en la vida política y sentir de modo más cercano que las decisiones me afectan), que ya tantos años aquí me han hecho crear sentimientos hacia este país, y quiero tanto aceptarlo yo como que el país “me acepte” a mí, y que al fin y al cabo mis hijos son belgas (ellos tienen las tres nacionalidades) y eso es muy fuerte para mí.

Todavía no he tomado la decisión, y además tampoco me corre ninguna prisa, pero bueno, que yo soy un poco así, como se me meta una idea en la cabeza…

Imagen

Besos y abrazos :-)

Abril

Estrenamos mes con resaca de cumpleaños :-) (entre el mío, el del blog y este, ¡os vais a cansar de mi!)

sixyearold

El sábado, la mini-mayor cumplió ¡6 años! Y si, todavía recuerdo como si fuera ayer aquel 29 de marzo del 2008 cuando después de una noche ardua, por fin asomó su cabecita la pitufita más bonita del mundo a eso de las 9:30 de la mañana… Es una atentica cursilería, pero que queréis que os diga: fue sin duda ¡el mejor momento de mi vida! (¡solo equiparable al momento en que nació el pocho!) Buff, la mezcla de felicidad, emoción, orgullo, alegría (y miedo) que sentí en aquel momento no lo olvidaré jamás…

00000013

En fin, que el sábado fue día de celebración. Visto que el año pasado por esas fechas, por increíble que parezca, estábamos bajo la nieve en una granja (gran parte del tiempo al aire libre, lo cual fue duro no dejo de ser interesante), me pareció una buena idea que la celebración este año fuera en el cine. Por supuesto, este año el sábado hizo un solazo y un calorcito primaveral de campeonato. Gracias Murphy ;-)

Murphy

Os va a parecer una locura, pero como en la clase de mini-mayor se llevan todos tan bien, y al hacer la lista vimos que solo se quedaban fuera como tres niños… al final decidimos invitarlos a todos. Además de otros poquitos del colegio pero que no están en su clase… y tres que conocemos por otras cosas… Vamos, que nos juntamos con ¡21 niños en el cine! (¡menos mal que algunos declinaron la invitación!).

Estos son muchos niños

Estos son muchos niños

Primero fuimos a comer unas hamburguesas (en un restaurante normal, que yo no soy muy amiga de los fast foods) con sus dos mejores amigas, y después ya nos plantamos en el cine. Vimos Mr Peabody y Sherman, que fue bastante divertida. Pena que justo este miércoles estrenan precisamente la nueva de “Campanilla”, que le hubiera encantado a mi chiqui, pero en fin, no estuvo mal. Al ser la sesión de las 14h, tuvimos la sala para nosotros solos, a parte de una señora muy mayor con una chica joven que debieron cagarse en todos sus muertos no hicieron ningún comentario al respecto…

Mr_Peabody__Sherman_poster

Y después teníamos una especie de reservado donde les dieron a los niños chuches y bebidas a gusto (ay, ay, ay, ¡me siento culpable solo de pensarlo!) y por supuesto la tarta de cumpleaños. Ya os imagináis que con tal sobredosis de azúcar, los niños corrieron por todo el cine, se subieron a mesas y sillas, gritaron de lo lindo, se lo pasaron bomba… yo y el germano acabamos MUERTOS, jajaja, pero mereció la pena. Ah, por cierto, no sé si os he dicho que se la última vez que organizo un sarao así… que me quiten el titulo de loca del año, pero yo me jubilo anticipadamente en esto de organizar fiestas para niños :-)

Todo será porque el año que viene mi chiquitina empieza la primaria y, como la cambiamos de colegio (que de esto hablaré en otro momento), pues realmente es la última ocasión de tener a todos estos amiguitos juntos.

Friends 4ever

Friends 4ever

Besos y abrazos :-)

PS: os recuerdo que ¡todavía estáis a tiempo de apuntaros al sorteo! Aquí :-)

 

NUEVA IMAGEN: AUTO-REGALO DE CUMPLE-BLOG

BUEEENO…. ¿Habéis visto mi nuevo look? Decir que estoy emocionada es poco… Pero ¿vosotros habéis visto esta cabecera? ¿Esos detalles maravillosos? ¿Esos colores? ¿Esa alegría? ¿Esos minis?

miss mundo

Vale, vale, que no soy objetiva, que es casi como tener un tercer hijo y estar con la adrenalina por las nubes después del parto. Pero es que chicos, este ultimo retoño ¡me ha salido MONISIMO!!!!!!!!!!!!! ¡Y no es para menos que estar emocionada!

cuidar

En fin, que TODO el mérito es por supuesto de la mamá diseñadora más dicharachera del barrio 2.0. Gracias y mil gracias aún a Marta por su dedicación y sobre todo por su inmensa paciencia conmigo y mis requisitos (y mi tecnolerdia). Te lo digo de corazón. Que sepas que has hecho un sueño realidad, que no podía haber imaginado un look que me gustara más que este, y que estoy tan emocionada con el cambio que ¡no quepo en mi de alegría!

Una mamá diseñadora

Espero que a vosotros, queridos lectores, ¡os guste tanto como a mí! Por favor, ¡anotad bien la nueva dirección! www.yoymisminiyos.com

Y para celebrarlo, qué narices, que nunca he hecho un sorteo y entre mi cumple, el cumple blog, que este sabado se cumplirán 6 años de ser madre, y este cambio de look creo que la ocasión lo merece con creces…

¡SORTEO!!!

Sorteo

El ganador se llevará una sorpresita desde Bélgica, con lo cual limito el sorteo al territorio europeo (sorry!) y la buena de Marta ha accedido también a contribuir al sorteo con ¡una de sus láminas! Y el diseño elegido es ni más ni menos que (uno de mis favoritos, aunque la verdad, ¡me gustan todos!):

il_570xN.558243636_i3zu

Para participar, solo tenéis que dejarme un comentario en esta entrada diciendo que os apuntáis y qué os ha parecido el cambio. Y si además queréis convertiros en nuestros fans número uno, pues ¡mejor que mejor! La fecha límite para apuntarse es el martes 22 de abril. El sorteo se realizará el lunes 28 de abril (de algún modo totalmente digital y objetivo que todavía tengo que investigar) y yo me encargaré de anunciarlo en el blog y contactar al ganador para recibir los detalles postales.

¡Suerte a todos!

Besos y abrazos :-)

 

MARZO

Os recuerdo que este proyecto es parte de una iniciativa de Flor (Mums&kids) para crear un “calendario”: 12 meses, 1 foto por mes, que compartiremos los dias 13 de cada mes, del año 2014. Este mes llego un poco retrasada, pero ¡todavía no demasiado tarde!
Lo que más me gusta de MARZO es que ¡empieza la primavera! Y con ella, los días se van alargando y te regalan unos colores especiales. Aquí pues, tres cielos: amanecer, atardecer y anochecer. Prometo que no les he puesto ningún filtro, las fotos están sacadas con el iphone (de ahí que la calidad tampoco sea excepcional) desde mi casita (Bélgica, de ahí las nubes, jejeje). En fin, que ¡viva marzo! ¡viva la primavera! y ¡viva el color!
 
Besos y abrazos :-)

 

40 Y 3


No, no vengo a hablaros de alcohol, aunque por supuesto ¡brindo por vuestra salud!
Si no que… ¡hoy es mi cumpleaños!

Pero que no, ¡no cumplo 43! Cumplo 40 y mi blog 3, de ahí el titulo J

Vaya un lio que me/os estoy haciendo…


En fin, creedme, he pensado ardua y largamente sobre cómo escribir esta entrada.
40 años… se dice pronto.

No os voy a negar que sí, que he pasado por la dichosa crisis, y que me cuesta horrores hacerme a la idea de que he alcanzado la mediana edad. Que soy una de esas mujeres mayores de 40. Que he alcanzado esa edad que en mis veinte me parecía a años luz. Esa edad en la que ya NADIE te dice chica o señorita, pero un malsonante inconfundible señora. Esa edad que tenían mis padres cuando yo era una niña y ellos parecían dinosaurios (¡ups! Si me estáis leyendo, no os lo toméis a mal, jajaja). Esa edad en la que ya tienes claramente tus manías, te gustan las cositas de cierta manera… y ni siquiera te das cuenta. En fin, que sí, que soy MAYOR.

PERO, si me conocéis ya un poquito, sabréis que no pienso dejarme llevar por el pánico y el mal rollo de los 40. ¡Ni hablar! Que toda moneda tiene dos caras y que, aunque parezca increíble, llegar a los cuarenta también tiene sus cosas buenas. Que si, de verdad, creedme.

Para empezar, algo hay de cierto en que a esta edad una ya está más a gusto consigo misma, con su físico, su forma de ser, sus cosas buenas y hasta sus defectos (que podemos incluso llegar a considerar como entrañables). Hemos alcanzado ya muchos de nuestros sueños y tenemos una línea vital más marcada y segura, aunque no por ello menos excitante (que por muy mayor que se sea, el futuro no lo conoce nadie). Hay un montón de cosas por las que ya hemos pasado y no hay que volver a pasar por ellas, a no ser que se quiera voluntariamente. Tenemos nuestros estudios, nuestra carrera y nuestra experiencia vital para enfrentar prácticamente cualquier desafío, y ¡qué sigan viniendo! Sabemos para lo que valemos y para lo que no. Nada de perder el tiempo en cosas que no nos gustan, por muy “útiles” o de moda que estén, que ¡los años pasan volando! Por el contrario hemos adquirido esa sabiduría que nos permite elegir con bastante acierto a qué y a quién le dedicaremos nuestro valioso tiempo. Tenemos nuestras prioridades claras. Nada de dejarse llevar por los miedos, a esta edad, si quieres intentar algo, es tu momento, no te vas a dejar intimidar fácilmente. Es una edad en que tu opinión cuenta, ya sea en el trabajo o en el ámbito privado. Puedes sentar cátedra. Y qué narices, cada vez estamos más cerca de los sesenta, que es una edad estupenda para: retirarse, decir siempre lo que piensas sin ningún tapujo (¡qué ganas!) y achacar todos tus defectos y manías a la edad (¡y que te dejen tranquila!). ¡Yuhu!
En fin, que pensaba quejarme y contaros todas las intimidades sobre mi crisis (con pensamientos tipo: ¿tengo derecho a seguir llevando mini-falda? ¿Volverán a mirarme por la calle si voy acompañada de mis colegas más frescas jóvenes? Y un largo etcétera) Pero no, sería completamente insensato no darme cuenta de la gran suerte que tengo. He cumplido 40 y tengo un montón de razones para ser feliz: estoy sana, tengo una familia estupenda, tengo un germano que no tiene precio, unos hijos que (también están sanos y) me adoran, tengo un buen trabajo que me motiva y donde me siento valorada (y que paga muchas facturas, aunque no dé para tanto como me gustaría), he conocido un buen puñado de gente maravillosa e interesante y tengo amigos por todo el mundo, tengo un millón de hobbies e intereses que por fortuna tengo un poquito de el tiempo de explorar y practicar… y en definitiva, ¡tengo suerte de estar aquí!


Así que este año pienso celebrar mi cumpleaños ¡tantas veces como sea posible! Ya hemos comenzado con el viaje tan especial que os conté en mi última entrada (he ahí la famosa razón del viaje), con una cena con las mejores amigas del mundo, y me doy hasta el 22 de marzo del 2015 para seguir celebrándolo allá por donde vaya, cuantas más ocasiones mejor.
Y dado que el blog cumple hoy tres añitos, aprovecho también para daros las gracias por estar ahí, por acompañarme y por leerme. El blog es para mí ya una necesidad vital y vosotros mi mayor motivación para seguir escribiendo (y seguir cumpliendo uno de mis mayores sueños que es ESCRIBIR, aunque sea mal, jajaja).
¡Un millón de gracias de corazón!


“Chin-chin” y ¡a vuestra salud! J

Crónica de un viaje

Entenderéis el sábado la razón de este viaje, pero el hecho es que la semana pasada, el germano y yo nos hemos plantado en los EEUU para un viaje, cargadito-cargadito, de una semana. Ha sido tan chulo, que no podía por menos que dejarlo reflejado aquí. Si alguien está interesado en información más concreta, por supuesto ¡que no dude en pedírmela!

El viaje en si fue largo, muuuuuuuuuuuuuy largo. Salida de Bruselas, escala en Montreal, para llegar finalmente a nuestro destino. Os voy poniendo fotos sacadas de internet.

Primera parada: ¡SAN FRANCISCO!!!


¿Qué puedo decir? Que me he enamorado de esta ciudad y me vería fácilmente viviendo allí. Es una ciudad preciosa, con carácter, con su bahía y por supuesto el famoso “Golden Gate Bridge”, que si no le hicimos 3.000 fotos, no le hicimos ninguna J

Si digo que lo pasamos bien, me quedo corta. El tiempo fue inmejorable, soleado pero fresquito, ideal para las marchas que nos dimos. Empezamos visitando la famosa “Lombard Street”, que como veis tiene su encanto J


Seguimos por un paseíto en la zona portuaria “Fishermans Wharf” que es una pasada, tanto de día como de noche.


Y entonces decidimos que mas que ir en bicicleta (lo cual hubiera sido perfecto, pero también hubiera requerido más tiempo), cogeríamos un autobús turístico para visitar el Golden Gate y…


¡Sausalito! Que es una zona residencial (y muy bien avenida) con unas vistas impresionantes de San Francisco.
Allí me comí la hamburguesa de cangrejo más rica del mundo, acompañada primero de un Sauvignon Blanc (fresquito y muy crispy), y después de un Chardonnay (con un buqué de la muerte), que casi me hacen perder la cabeza… ¡Delicioso!


De vuelta al “Fishermans Wharf” nos aventuramos a pie hacia la ciudad, y acabamos paseando por “Columbus Avenue”, con paraditas por aquí y por allí, muy entretenido todo. Acabó el día con un masaje (¡muy necesitado!) de pies y más cangrejo para cenar J en “Fishermans Wharf”.


Al día siguiente, más San Francisco “downtown”. 


Esta vez cogimos uno de los famosos tranvías…

hasta “Union Square”, que es la zona de compras y business.
Seguimos paseando por China Town, que a pesar de ser la más grande China Town fuera de China, a mí me gustó menos que otras que he visitado (como por ejemplo la de NYC), aunque por supuesto tiene su magia, y todos estos almacenes y tiendas de ultramarinos son encantadores.

Después llegamos hasta “Coit Tower” y desde allí bajamos de nuevo hacia el puerto por una zona residencial súper chula y frondosa.
A la hora de comer, fuimos al renombrado “The Buena Vista Cafe”, donde su come muy bien a un precio razonable y donde, tal y como se aseguran de bien publicitar, sirven el mejor “Irish coffee” del mundo. ¡Certificado!
Seguimos la caminata hacia “Pacific Heights” y “New Fillmore”, que es como la zona alternativa chic, con unas tiendas muy chulas,
y donde nos cruzamos con un ¡famoso actor francés!!!! Seguro que la mayor parte no lo conoceréis, pero por ejemplo salió en la peli de “Asterix & Obelix: Misión Cleopatra” donde hacía de Julio Cesar, que no es la mejor que ha hecho pero quizá os suene… A mí me encanta una en la que hace de perro, en serio, ¡lo borda! En fin, que se llama Alain Chabat… ¿por qué hará tanta ilusión cruzarse con alguien famoso????????

Y ya desde allí llegamos por fin a “Alamo Square” donde están las conocidas “Painted Ladies”. ¿Os acordáis de la serie “Padres Forzosos” (“Full House” en inglés)? Pues en la serie, ellos ¡vivían en una de estas casas! Un sitio ideal para descalzarse, tumbarse a la bartola un rato y ¡descansar!!!!


Esa noche acabamos cenando en “Original Joe’s” donde cayeron un cocktail, vino blanco y los linguini con almejas más ricos que he probado en mi vida… Fue un final del día IDEAL.


Segunda parada: ¡YOSEMITE!!!


Es un parque nacional a unas cuatro horas en coche de San Francisco. Solo puedo decir tres letras:
W O W!!!!!!!!!!!!

Absolutamente impresionante, hermoso, imponente… Ya por el camino vas teniendo unas vistas increíbles, pero una vez pasada la entrada, hicimos nuestra primera parada en el “Tunnel View” y os aseguro que solo con eso ¡mereció la pena el viaje! Aquí os dejo algunas fotos sacadas de internet, aunque os aseguro que no hay foto que pueda hacer justicia a lo que se siente al verlo en vivo y en directo.



Yo os aseguro que me hubiera pasado aquí una semana entera, que sin embargo fue solo un día. Hay un millón de caminatas que se pueden hacer, el parque es extensísimo y una autentica maravilla. 

A la salida, lo que si nos dio tiempo a hacer fue visitar “Mariposa Grove” (que nombre más chulo ¿no?), donde tienen unos 500 especímenes de estos árboles gigantes y milenarios llamados sequoias, otra maravilla del mundo…




Tercera y última parada: ¡LAS VEGAS!!!


Por el camino hicimos un “pequeño” (millas y millas) recorrido por el “Death Valley” que me parece es el único lugar que está por debajo del nivel del mar y que por supuesto, es una chulada, si te gustan los desiertos claro J


Y, tras un pequeño percance con una patrulla policial que nos llamó la atención por ir un poco deprisa (fue de película, pero la verdad es que el señor agente ¡se portó genial! ¡Me debería haber hecho un “selfy” con él!), por fin llegamos a ¡Vegas BABY!!!


Que puedo decir, es todo lo que imagináis (tanto lo bueno como lo malo) pero multiplicado por mil… Decadencia absoluta. Me he quedado por un lado maravillada… un verdadero parque de atracciones para adultos en medio del desierto… y por otro lado asqueada ¡a partes iguales! Porque allí lo único que cuenta es el dinero, el despilfarro, el todo vale… la decadencia… Como ejemplo, un botón, esto es dentro del hotel “The Venetian”…
Dos noches bastan y sobran (a no ser por supuesto que tengáis pensado visitar el Grand Canyon u otras zonas en el desierto, nosotros ¡no tuvimos tiempo!), eso sí, aburrirte no te aburres ni un instante. Hay de todo: por supuesto casinos (¡!), pero también miles de tiendas, restaurantes, shows de todo tipo (ahora mismo tienes como fijas a la Céline Dion – que yo creo que ya hasta se debe de haber instalado allí, Bridney Spears, varios espectáculos del Cirque de Soleil, y luego otros temporales o conciertos esporádicos, aparte de por supuesto ¡cosas más calientes!) e incluso atracciones (como la montaña rusa EN el hotel New York, New York… ¡qué mal lo pasé!)

En fin, que fue súper divertido, pero vas por ahí entre alucinada con la boca abierta, y un poco asqueadilla de tanto despilfarro y tanto freak (es decir, bichos raros). Tuvimos la suerte de conseguir una habitación con vistas al “strip”, que es “Las Vegas Boulevard” o calle principal, lo cual reconozco que fue una chulada. Y ya que no somos de dejarnos los dólares en apuestas, también nos dimos el lujillo de cenar en un súper restaurante (MIX) con vistas que la verdad mereció mucho la pena.

En lo que se refiere a apostar, por supuesto, uno no puede pasar por las Vegas y no jugar en absoluto. Así que empezamos con un dólar en una de estas maquinitas típicas…


Y suerte del principiante, ganamos ¡14 dólares! Al ir a cambiarlos (las ganancias salen en forma de ticket de la maquina) nos encontramos con un billete de 20 dólares abandonado en una maquina… miramos a la izquierda, miramos a la derecha, miramos para atrás… y ¡nos metimos el susodicho billete en el bolsillo! Así decidimos que podíamos jugarnos estos 34 dólares sin problema JLos invertimos en un juego de ruleta y creo que nuestra aventura duro 2 minutos a lo sumo… por supuesto, ¡lo perdimos todo! ¡Jajaja! Pero fue divertido mientras duró J
Y con esto y un terrible jet lag que no sé en qué hora vivo, os dejo ¡de momento!


Besos y abrazos J