13 Octubre

Aquí estoy de nuevo para participar en el proyecto de Flor (Mums&kids), para crear un “calendario”: 12 meses, 1 foto por mes, que se comparten los días 13 de cada mes. Cotillear todas las contribuciones es una gozada, ¡ya veréis!

Octubre ha sido muy fácil la verdad. Es un mes con unos colores tan bonitos y no sin falta de tradiciones. Hasta aquí también ha llegado Halloween, pero sobretodo, este es el mes de poner al honor, entre otros alimentos, las calabazas.

photo

Porque ¡no siempre es malo que te den calabazas! Jejeje

Besos y abrazos :-)

El 13 de cada mes

Como ya sabéis, estoy participando en este proyecto idea de Flor (Mums&kids), para crear un “calendario”: 12 meses, 1 foto por mes, que se comparten los días 13 de cada mes. Os recomiendo que os paséis por su casa, porque las contribuciones ¡son siempre interesantes!

Como ya me ha pasado en ocasiones anteriores, llego un poco tarde. Es más, el mes de agosto me lo salté completamente y eso que tenía bien claro la foto que quería poner. Pero que os puedo decir, que el sol y el “dolce fare niente” me sentaron tan bien que al final ¡se me pasó!

Así que, con permiso de Flor, os traigo hoy mi foto del 13 de dos meses que me tocan. Para agosto, creo que las imágenes lo dicen todo… mes de sol, mes de agua, mes de estar en familia… ¡mes de felicidad!

Agosto

Y septiembre a  mí se me antoja como un principio de año, con nuevos planes y buenas resoluciones, pero sobretodo, con la vuelta a la rutina. Y una de mis rutinas preferidas son los desayunos de los domingos. Esos desayunos que empiezan y terminan tarde, y donde nos damos el gusto de tomar cosas riquitas como un zumo de naranja recién exprimido, unos huevos pasados por agua, pan de cereales para cosas dulces y saladas… En fin, un pequeño lujo para que todas las semanas cuenten con (por lo menos) un momento de disfrute, de compartir sin prisas y repasar las cosas más importantes que pasaron la última semana y las que están por venir.

September

Besos y abrazos :-)

Qué difícil

rentree01

Qué difícil esto de la vuelta a la rutina tras tres semanas de vacaciones en la madre patria, haciendo MUCHO el vago, poniéndome las botas (aquello parecía mas navidad que vacaciones de verano) y recibiendo mucha vitamina D.

Pero empecemos con los minis. Lo que les ha costado levantarse esta mañana a los pobres… y es que en España se acostaban tardísimo para nuestros estándares habituales, y se levantaban cuando querían. El pocholo, que empieza este año tercero de infantil, iba más contento que unas castañuelas. Claro, sigue en el mismo colegio, se reencuentra con todos sus amiguitos (que los ha echado de menos) y ya tenía ganas de rutina.

Sin embargo mi princesina, pobre, bastante-bastante nerviosa. Para empezar, eso del uniforme es nuevo para ella. Aunque está tan re-que-te-preciosa que se la veía bien contenta de llevarlo. Pero eso de tener que enfrentarse al colegio nuevo, buff, muy duro. Yo ya le iba diciendo que tranquila, al fin y al cabo, todos los niños son nuevos, ya que todos empiezan primero de primaria y ese cole no tiene infantil. Además estaba también su amiguito querido de la guardería, que han aceptado ponerlos en la misma clase, aunque como no se han visto en todo el verano…

Pero la verdad es que nos lo hemos montado fatal. En principio, el germano iba a llevar al pocholin, y yo me encargaba de llevar a la chiquitina por separado. Pero como en infantil empiezan a las 8:30 y en primaria a las 8:40 decidimos intentar eso de hacerlo todo todos juntos, con el resultado de que para cuando hemos llegado al cole de la chiqui íbamos ya con demasiadas prisas y poco tiempo para hacer la transición.

Me he ido con mal sabor de boca porque no he podido quedarme con ella suficiente tiempo… Vete tú a saber, porque lo mismo hasta es mejor… Pero no sé… Tengo el estómago encogido. No me cabe ninguna duda de que ella va a estar fenomenal y se va a hacer amigos en un plis-plas. Además, me tranquiliza la idea de que ya conoce a su amiguito, que es un solete. Pero es que, la veo tan bonita, es tan valiente, tan buena niña, que solo me dan ganas de darle besitos todo el día. Estoy ñoña perdida…

Bueno, a ver que me cuentan a la salida, porque hoy tengo la suerte de poder ir a recogerles ¡a los dos! Qué ganas ya.

Colegio

¡Os deseo a todos una buena vuelta al colegio!

Besos y abrazos :-)

13.07.2014

Seguimos un mes más con este proyecto que es parte de una iniciativa de Flor (Mums&kids), para crear un “calendario”: 12 meses, 1 foto por mes, que compartiremos los días 13 de cada mes. Desde su blog podéis ver todas las contribuciones que ¡son geniales!

Bueno, pues para mí este último mes ha tenido mucho de ver los partidos ¡del mundial de futbol! Encima ayer fue la final y ya os podéis imaginar lo contento que se fue a dormir el germano ;-) Así que os dejo con esta imagen:

photo

Besos y abrazos :-)

Si no tuviera hijos

Si no tuviera hijos, mi vida seria inmensamente más aburrida.

boring

Y lo digo con conocimiento de causa.

Mañana hará una semana que los minis “se fueron” de vacaciones con sus abuelos paternos. En ese tiempo he hecho una mini-visita a mis padres, estoy trabajando a tiempo completo (vamos, que me tiro de 9 a 10 horas en la oficina), he salido a comer con un par de amigas, he salido a cenar con el germano, he salido a cenar con un grupo de amigas, he visto el futbol, me he acostado tarde, me he levantado tarde, etc.

Y diréis, wow, suena genial. La casa para vosotros solos, y toda la libertad del mundo para entrar y salir. Y es cierto. A pesar de trabajar más y dormir menos, estoy mucho menos cansada. Ocuparme solo de mi misma y de mis cosas me parece ahora tan sencillo y fácil.

Y sin embargo, tal y como me paso ya el año pasado, ¡echo ENORMEMENTE de menos a los minis y todo el trajín que ocuparse de ellos conlleva! Ya lo sé, soy una ñoña, no lo niego, pero es la verdad.

Les echo de menos por la mañana al despertar. Sus besos, sus sonrisas, sus ocurrencias, hacen que (casi) siempre empiece el día de buen humor. Les echo de menos al salir del trabajo. Que me cuenten sus cosas, planear que hacemos con la tarde, jugar con ellos, cocinar… Les echo de menos por la noche. Es cierto que cuando están en casa uno de mis momentos favoritos del día es cuando ¡por fin se han ido a dormir! Pero, echo de menos nuestras rutinas, cepillar el pelo de mi chiqui intentando no darle demasiados tirones a causa de su enredada melena, contarles el cuento, los besitos y arrumacos, el “erase una vez… ¿soy yo?” de mi pocho…

Así que, por supuesto, me he propuesto disfrutar de estos días de (casi) plena libertad lo máximo posible. Pero os aseguro que no cambiaria mi vida cotidiana por este estilo de vida, por NADA DEL MUNDO.

Soy una ñoña, sí. Soy una cursi, también. Pero para mí ser mamá es lo mejor del mundo y la vida con mis minis la que más me satisface y más feliz me hace.

Minis ¡os quiero!!!

Winnie-the-Pooh-Pictures-with-Love-and-Life-Quotes-for-Kids-Bedroom-Wall-Stickers

Besos y abrazos :-)

Tradición de fin de curso

¡Hola a todos! Como cada año, y dado que hoy es el último día de curso aquí en Bélgica, le dedico esta entrada a los minis y las fotos del primer/ultimo día de colegio. Podéis ver el primero de chiqui cuando entró en el colegio con 2 años y medio en “classe d’accueil” o clase de bienvenida (curso 2010/2011), cuando hizo el primer año de maternal (curso 2011/2012), el primero de los dos juntos (curso 2012/2013), y aquí abajo la añada 2013/2014.

Juntos

Chiqui&Pocho

Como siempre me parece increíble ¡lo que han crecido/cambiado! (aunque no están suficientemente bien tomadas como para compararlas debidamente)

Eso sin contar que la chiquitina ya deja maternal y el curso que viene nos embarcamos ya en primaria. Os conté en esta entrada lo arduo de la elección de colegio. Ahora ya tenemos asumido el cambio, bueno, ella un poquito menos porque va a echar mucho de menos a sus actuales amiguitas.

En fin, que el curso que viene veréis a la chiqui en uniforme… (ya lo hemos comprado y la verdad es que esta M O N I T I S I M A!!)

Besos y abrazos :-)

Historias de cuento

Todas las noches en casa tenemos nuestra rutina bien instalada a la hora de irse a dormir: pijama, lavar dientes/manos/carita, leer un cuento, cantar una canción y una (¿demasiado?) larga sesión de besitos en la cama.

Pues últimamente parece que al pocholín con el cuento leído no le basta, y después de nuestros besitos y alguna que otra voltereta y cosquillitas, me tumbo con él en su (pequeña) camita y me pide que por favor le cuente una última historia. Así que me toca inventarme algo corto y divertido (me gusta que se vayan a dormir después de una buena risotada) cada noche.

Para ello, hago muchas pausas y le pongo mucho teatro al asunto, más que nada, para que me vaya dando tiempo a pensar que coj… narices voy a decir. Siempre empiezo con el consabido “Erase una vez…”, y después siempre continuo con “un niño que…” En ese momento, con los ojos muy abiertos y llenos de anticipación, el me pregunta “¿soy yo?” Y con una sonrisita picara yo le contesto “shhh, si, pero es un secreto” Y se pone tan contento y me escucha muy atentamente.

Un día nos dio un ataque de risa porque ya estaba yo empezando con el “erase una vez…” y de pronto me suelta “¿soy yo?” ¡Jajaja!! ¡Lo que nos pudimos reír con esa chorrada! Venga a repetir “erase una vez… ¿soy yo?”

En fin, que ponerlos a dormir lleva su tiempo, pero ¡cómo me relajan estas sesiones de risas!

reir

Besos y abrazos :-)